Ataque de risa en los Premios Iris

Lo mejor que te puede pasar en una gala de los Premios Iris es que te toque cerca de Belén Cuesta. Véase la foto que hice. Aunque, un año más, la ceremonia de premios mainstream de la Academia de la Televisión no supo hacer de sus deficiencias una virtud y pecó de ser un protocolario punto de encuentro de tópicos y lugares comunes -también por parte de los premiados-. Todo impregnado de un tono excesivamente institucionalista, lo que propicia un evento tan previsible y vacío que no es interesante ni relevante ni trascendente, ni siquiera para los propios asistentes -no nominados- que acuden a la cita por compromiso y, si tal, por hacer contactos. Justo lo contrario que hago yo en estos saraos, donde termino escondido detrás de una columna o, en su defecto, diciendo algo de lo que después me arrepiento si me encuentro a alguien de postín. Es lo que tiene ser un tímido nervioso que se disfraza del extrovertido que controla la situación. Pero no, no la controlo. Aunque, con el tiempo, me he dado cuenta que quizá no hay que controlarlo todo. De hecho, lo mejor de la noche fue esa espontaneidad incontrolable. Sucedió cuando, en pleno de uno de esos solemnes agradecimientos, se proyectó de golpe y sin venir a cuento un plano de la cara en directo de Belén Cuesta en la pantalla GIGANTE de la sala de cine de Kinépolis, en donde se estaba realizando la gala. Entonces, Belén se vio y se asustó. Obvio. Su espontaneidad propició un ataque de risa… de ella misma, que intentaba disimular. Pero nadie quitaba su plano de reacción del pantallón, mientras la premiada seguía agradeciendo su galardón -contando algo que pintaba muy serio- y Cuesta intentaba disimular el asomo de una carcajada, que se contagió a Los Javis e incluso a mi mismo. Y me dejé llevar, claro. Fue lo más disfrutable de la noche. La corrosión de la espontaneidad estaba ganando a la parafernalia del protocolo de lo obvio. Esa autenticidad sí representa a nuestra mejor televisión, y eso deberían ser los Premios Iris.

Anterior Siguiente