BIO

Mi nombre es Borja Alonso Terán. Aunque me llaman Borja Terán. Nací en Santander en 1981. Desde muy pequeño mostré una clara pasión por las entrañas de los medios de comunicación en general y la televisión en particular.

Con apenas diez años ya grababa, en cintas VHS, todo lo que podía de la tele, hasta casi convertir mi casa en una miniréplica del archivo de TVE. Poco después, mis padres cometieron la imprudencia de regalarme una videocámara. Catástrofe familiar: desde entonces, no paraba de rodar aquello que consideraba relevante de lo cotidiano que me encontraba en el camino. Ya no tenía remedio y, al cumplir la mayoría de edad, decidí estudiar Periodismo en Salamanca, donde me licencié. Formación que más tarde completé con un Máster de realización y diseño de formatos y programas televisivos en el Instituto RTVE, que considero una de mis grandes referencias profesionales. La tele que nos parió.

Mi experiencia laboral está vinculada al periodismo y la creatividad en distintos soportes. Escribo a diario en 20 minutos, de Henneo. Antes, de 2011 a 2021, exploré la televisión, las plataformas y las redes sociales en La Información, donde además realicé el podcast de entrevistas La Cabina Escribir sobre las pantallas es una gran excusa para intentar descifrar la sociedad y sus matices, la sociedad de ayer y la de hoy.

Mi otro gran hogar profesional es Julia en la Onda en Onda Cero. Con Julia Otero aprendo, cada semana, que los detalles siempre son los que mejor definen el todo. Y nunca hay que olvidarlo. Menos aún en tiempos de simplificación.

También estoy orgulloso de mi participación durante un año en el tramo de actualidad cotidiana de La hora de La 1 que presentó Cristina Fernández, entre septiembre de 2020 y septiembre de 2021. Una mirada diferente a la actualidad, donde se me permitió aportar ese espíritu crítico constructivo e irónico en el que creo y que pienso define lo mejor de la historia de TVE, la que trascendió.

Además, colaboro con diferentes universidades, donde pongo a los alumnos mucho vídeo freak. No obstante, el entretenimiento es uno de los motores que permite que la divulgación sea más inclusiva, más democrática.

En este sentido, en 2019, publiqué el libro ‘Tele. Los 99 ingredientes de la televisión que deja huella‘. Un viaje por conceptos que definen lo mejor y lo peculiar del pasado y presente de esa televisión que retrata cómo somos.  Espero que sirva inspiración a los que lo lean, como a mí me ha servido para ordenar ideas que me ayudan a avanzar. No sólo en el trabajo, también en la vida cotidiana.

Y en todo este recorrido, ha sido vital crecer junto a la complicidad del cineasta Roberto Pérez Toledo. Hábil para descifrar emociones y romper prejuicios, me ha enseñado a tener una mirada más amplia que me ayuda a ejercer mejor mi trabajo. La vida se co-construye con aquellas personas que te hacen sentir a salvo. Y soy lo que soy y seré en gran parte gracias al aprendizaje de las ilusiones y lealtades cotidianas compartidas con Roberto.

Ahí estamos. Ahí seguimos. Siempre con la mirada puesta en la creación, la divulgación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para seguir contando buenas historias. O, al menos, intentarlo. Porque, en tiempos en los que lo tecnológico y la cultura de la inmediatez arrasa con todo,  la esencia del periodismo, la televisión y la ficción más artesanal e imaginativa nos iluminará.

Experiencia profesional | Docencia | Formación académica | Extras