Capítulo 4. Las cómicas que nos retratan

Ir a descargar

Los roles están claros en una sociedad en la que nos han dicho incluso de qué nos podemos reír dependiendo de nuestra sexualidad. Lina Morgan es la cómica más emblemática y representativa de nuestra historia, sin embargo la mirada masculina de la sociedad hace sombra a esa realidad. La actriz dignificó el género de La Revista y derribó, con su particular humor, muchos chichés y prejuicios que heredaba una España que quería olvidar el gris y entrar en el multicolor. Pero a Morgan no se le reconoció esta apertura de puertas. Y cuando se reconoció su trayectoria, se quedó habitualmente en la superficie de la varieté menor, incluso considerándose casposas sus obras o series. Pero jamás puede ser casposo el humor que conseguía hacer reír, literalmente, a más de medio país cuando se emitían sus obras de teatro. Obras que lograban reflejar, a su manera, con desparpajo su tiempo. Por eso mismo triunfaban tanto. Esta semana, en Julia en la Onda, hemos querido reflexionar sobre ese papel de las cómicas en la tele que ejemplifica Lina. Lo hemos hecho con Yaiza Nuevo, guionista de uno de los programas más veteranos de la comedia catódica, El Intermedio, y rescatando sonidos, inolvidables y alguno olvidado, de tres generaciones de actrices: la propia Lina Morgan, la imprescindible Rosa María Sardá y el brillante futuro que ya es presente de Belén Cuesta. Las cómicas son una parte principal de este todo televisivo que estamos construyendo a piezas semanales cada lunes con Julia Otero. Juntando todos los trozos, veremos qué forma va tomando este mecano de tele española analizada desde la radio…

Anterior Siguiente