Visualizando Categoría

Podcast

Capítulo 9. La receta del éxito de las cocinas de la tele

Ir a descargar

Arguiñano. Croquetas. Grabar pegado. Abuelas. Chips. Terror. Mayra. Santonja. Pajares. Chicote. Vaquerizo. Segura. Paz. Vega. MasterChef. Pesadillas. Envenenamientos. Chicho Ibáñez Serrador. Martes y Trece. Sopa. ¡Quiero una sopa! Perejil. Iconos. Matías Prats. Pedro Almodóvar. Aspirar. Imaginar. Con las manos en la masa. Estos son algunos ingredientes que hemos cocinado con Julia y con el propio Karlos Arguiñano en este podcast. El resultado, ‘rico y rico’ y tal vez con ‘fundamento’, ha sido un repaso a los programas de cocina con los que crecimos y que se atrevieron a enseñarnos e incluso sorprendernos con la excusa de las recetas.

Capítulo 8: Habladurías

Ir a descargar

Viajamos a los archivos sonoros de la tele para analizar la evolución de la relación de los personajes populares y la televisión. De la inteligente acidez del primer programa del corazón al desparrame. De los tiempos en los que acudían a la tele a todo tipo de programas y sin corazas hasta la resaca del punto de inflexión que lo cambió todo. Una Tómbola dejó atrás aquellos programas en los que a una entrevistada se le ocurrió invitar a todos los espectadores a su boda. Y, claro, Lolita luego se tuvo que casar en la sacristía.

Capítulo 7. La ironía requiere inteligencia

Ir a descargar

La ironía requiere inteligencia. Y La Bola de Cristal dio herramientas para observar con esa inteligencia crítica la televisión y el mundo que nos rodea. Porque hubo un tiempo en el que los programas infantiles sirvieron para transgredir a censores y evidenciar que la televisión llegó para experimentar, remover y aprender. Lo demostró la imaginación de Gloria Fuertes, que desmontó ese desdén de un tipo de cultura hacia la caja tonta que puede ser muy lista, y Lolo Rico, como guionista y directora de programas con las ideas más que claras. Cuidando cada encuadre, atreviéndose a entrevistar a políticos o periodistas en un programa para niños. Porque se podía hacer televisión infantil creyendo en el ingenio del respetable. Se puede y se debe hacer. De eso, y más, hablamos esta semana con Julia Otero que, por cierto, tampoco se libra de un mítico archivo sonoro que protagonizó en 1990…

Capítulo 6: dinamitar los tópicos de la ficción española desde dentro

Ir a descargar

Tras la brillante edad de oro de las series de autor de Televisión Española en los setenta y los ochenta, la feroz competitividad tras las aparición de las cadenas privadas propició que se fueran instalando clichés que obligaban a las series de prime time a cumplir patrones para no fracasar en el intento. De esos tópicos, que está desmontando ya la ficción nacional, hemos hablado en este capítulo con Sonia Martínez, directora de ficción de Atresmedia, y una de las profesionales con las ideas más claras de por donde debe ir nuestra factoría de series. De ahí que en su currículum estén producciones tan valientes como Física o Química, Vis a Vis, La Casa de Papel o Fariña, entre otras. Derribando mitos, con lo que nos gustan los mitos. Pero, al final, romper con los mitos también es apostar por esas ideas que se salen de lo previsible, que tienen la intuición para calar su tiempo de emisión y que, al final, son las que terminan emocionando a un público que ha visto ya mucha ficción y que, cuando asiste a un producto valiente, descubre que no se las sabe todas. Como le hizo creer una televisión que se sentía más lista que la audiencia.

Capítulo 5: quién mató la música en televisión

Ir a descargar

El playback mal entendido mató la música en televisión. Las cadenas dejaron de contar una historia en cada actuación musical y el espectador dejó de ver programas musicales. ¿Para qué esperar a que salga tu artista favorito si puedes ver un videoclip más trabajado con un sólo clic en Youtube? La importancia de cuidar la puesta en escena…

Capítulo 4. Las cómicas que nos retratan

Ir a descargar

Los roles están claros en una sociedad en la que nos han dicho incluso de qué nos podemos reír dependiendo de nuestra sexualidad. Lina Morgan es la cómica más emblemática y representativa de nuestra historia, sin embargo la mirada masculina de la sociedad hace sombra a esa realidad. La actriz dignificó el género de La Revista y derribó, con su particular humor, muchos chichés y prejuicios que heredaba una España que quería olvidar el gris y entrar en el multicolor. Pero a Morgan no se le reconoció esta apertura de puertas. Y cuando se reconoció su trayectoria, se quedó habitualmente en la superficie de la varieté menor, incluso considerándose casposas sus obras o series. Pero jamás puede ser casposo el humor que conseguía hacer reír, literalmente, a más de medio país cuando se emitían sus obras de teatro. Obras que lograban reflejar, a su manera, con desparpajo su tiempo. Por eso mismo triunfaban tanto. Esta semana, en Julia en la Onda, hemos querido reflexionar sobre ese papel de las cómicas en la tele que ejemplifica Lina. Lo hemos hecho con Yaiza Nuevo, guionista de uno de los programas más veteranos de la comedia catódica, El Intermedio, y rescatando sonidos, inolvidables y alguno olvidado, de tres generaciones de actrices: la propia Lina Morgan, la imprescindible Rosa María Sardá y el brillante futuro que ya es presente de Belén Cuesta. Las cómicas son una parte principal de este todo televisivo que estamos construyendo a piezas semanales cada lunes con Julia Otero. Juntando todos los trozos, veremos qué forma va tomando este mecano de tele española analizada desde la radio…

Capítulo 3. El ‘boom’ de los concursos

Ir a descargar

Para seguir trazando el retrato robot de nuestra tele, también hay que hablar de los concursos culturales. Esos concursos que hacen preguntas para que el espectador pueda jugar desde casa y, de paso, identificarse con los concursantes. Por eso mismo, se intenta que los concursantes se mantengan durante largos periodos de tiempo, para poder empatizar con ellos. De eso y más hemos hablado con Montse Claros, productora ejecutiva -de programas como Boom, Ahora Caigo, Atrapa un millón, Allá tú- y experta en lograr que fluya el éxito durante años y años de estos juegos que son tan traviesos como los propios espectadores. De hecho, también su éxito está en ver pifiarla a participantes… y padrinos famosos. Recordamos algunas pifias importantes y,  también, algunos premios fallidos para la posteridad y con giro dramático incluido… Ha sido mi primer día solo en el estudio grande de Onda Cero de Madrid, pero no he engolado la voz como sintiéndome Isabel Gemio cuando realizaba su matinal desde esa misma silla en la que me he sentado para dejarme llevar en este tercer día, que no tercer grado, de nuestras historias de la tele en Julia en la Onda.

Capítulo 2: romper corsés

Ir a descargar

Este lunes, mientras estaba en plena faena en Julia en la Onda, me giré para ver la hora y detrás del cristal de control me topé con Javier Sardá. Estaba atento a lo que comentábamos Julia Otero y yo. Apasionadamente atento, como suele ser Sardá, con su instinto de la comunicación atento. En ese instante, estaba recordando historias de Emilio Aragón y los efectos colaterales para la televisión que supuso el fervor de Médico de Familia. Entonces, recordé una grandiosa idea que realizó Sardá el día en el que la serie de Emilio Aragón mató al personaje de Marcial, interpretado por Jorge RoelasContinue Reading

Capítulo 1. La primera vez

Ir a descargar

La primera vez de Espinete no fue como en TVE esperaban. El muñeco llegó de rebote, asfixiaba y era demasiado complejo para la agilidad que necesitaba el rodaje. Hubo que simplificarlo y al final se convirtió en un icono transgeneracional. La primera vez de OT 2017 no fue como los responsables del programa esperaban. El casting era muy bueno sí, pero los nervios mostraron sus imperfecciones en la gala cero. Muchas. Cundió el pánico, pero esa imperfección propulsó la posibilidad de aprender con las chichas y chicos, de vivir con pasión su evolución. Con sus imperfecciones, con sus nervios.

Porque lo que mola de las primeras veces imperfectas es que consiguen nuestra identificación inmediata. Todos empatizamos más con el que se equivoca porque si nosotros estuviéramos ahí, probablemente la cagaríamos también. A los que lo hacen todo perfecto a la primera les podemos admirar, pero no hacen que nos pongamos en su lugar. Y los que lo hacen todo bien siempre nos pueden caer mal y los etiquetamos de repelentes. Lo que nos gusta sentir es que equivocarse no es tan terrible, porque siempre habrá otra oportunidad que nos salve y que nos permita demostrar lo que valemos. Y eso mismo también quise pensar yo en mi primera vez haciendo ‘historias de la tele’ con Julia. Hubo nervios, pero hubo más emoción.

Subiremos aquí, cada semana, todos los podcast. Cada episodio, un título. Cada episodio, un engranaje del éxito de la máquina de esa televisión que nos ha representado y hasta nos define. Vamos a ello.

Ir a descargar