Intercambiando ideas en Newtral, tejiendo conocimiento

La Real Fábrica de Tapices está cerca de Atocha. Frente al Panteón de (Hombres) Ilustres y la Basílica de Nuestra Señora de Atocha, que cobija la escultura que dicen inspiró el diseño de la Estatua de la Libertad de Nueva York. La Real Fábrica de Tapices, con sus naves de piedra, ladrillo cara-vista, vigas de madera más o menos noble y sus patios ajardinados, lleva siglos camuflándose en el barrio como una vecina más. En su interior, siguen tejiendo a mano tapices pero, además, este histórico lugar se ha abierto a startups que se atreven con la innovación. Es el caso de Newtral, la productora de formatos como El Objetivo, Dónde estabas entonces o Estrecho, que no ha querido ser sólo una productora de televisión y ya es una interesante factoría transversal de contenidos periodísticos. Porque el periodismo crece en la versátil multipantalla de las redes sociales. El pasado jueves estuve participando en un desayuno en este lugar que respira historias. Nada más entrar es como introducirse en un acogedor campus en el que dan ganas de quedarse a aprender, experimentar y arriesgar. Eso está demostrando Newtral en su primer año de existencia. Arriesga, experimenta y va aprendiendo. Importante conjugar estas tres patas para crecer. Y hacerlo sin perder la esencia clásica del periodismo donde una de las claves está en saber mirar y saber escuchar  -que es lo más complicado-. Y a mí me escucharon divagar un buen rato: de periodismo, de televisión, de redes, de paciencia, de percepciones de éxito, de estrategias de anunciantes, de futuro, de pasado, de pasado que es futuro, de apostar por el periodista-autor… Y sus preguntas desde su profundo conocimiento me dejaron pensando. Mucho. Me inspiraron. Es otra forma de tejer conocimiento, intercambiando ideas. Estando conectados con los trabajadores del oficio mediático y, sobre todo, con la sociedad. Cambian las ventanas, avanzan las narrativas pero, en tiempos en los que la tecnología arrasa con todo, la atrevida curiosidad incesante -que no intensa-  nos salvará.  Gracias por la invitación a Ana Pastor y su equipo.

Anterior Siguiente