La generosidad de María Teresa Campos

Desde que estudié en la Universidad, siempre he intuido que la generosidad es una de las palabras que mejor definen a María Teresa Campos. Vale, no era difícil atisbar tal cosa. Pues el gran éxito de los programas de María Teresa Campos ha ido unido a su generosidad transparente con un espectador que la siente como de la familia. Así, la periodista de periodistas se ha convertido en una de las autoras más destacadas de nuestra historia televisiva. Con oficio, honestidad, intuición, carisma y cierto riesgo ha ido por delante de lo preestablecido en la pequeña pantalla, rompiendo estigmas del género del magacín e incluso anticipándose a los norteamericanos en el arte de estructurar con coherencia la diversidad de contenidos de los programas diarios. Lo que jamás imaginé es que viviría esa generosidad en primera persona con la propia María Teresa apadrinando mi libro, ‘Tele. (Somos Libros), junto a mi también admirado Pablo Lara, en la puesta de largo de este trabajo tan especial en el emblemático auditorio del Espacio Telefónica de la Gran Vía. Una tarde de nervios, ilusión y alguna lágrima posterior. Una tarde que nunca olvidaré por motivos obvios. Pero, también, porque María Teresa, durante esas casi dos horas, volvió a enseñarnos mucho sobre comunicación, televisión, ideas, arrojo y generosidad. Porque María Teresa no falla. Desde ese día, tengo claro que voy a seguir siempre pensando en grande. Porque, quizá, aunque parecía imposible, yo siempre imaginé que iba presentar mi libro en ese primer rascacielos de Europa reconvertido en un epicentro cultural. Pero qué fuerte ha sido, al final, hacerlo entremezclando la apasionada visión joven de Pablo Lara con María Teresa Campos, la gran autora de nuestra Tele.

Anterior